POLITICA


Bolsonaro ya seduce al establishment empresarial de Brasil



Fecha: 05/07/2018   13:08

- La Confederación Nacional de la Industria (CNI), una entidad poderosa que contiene a las cámaras estaduales del sector, entre ellas la Federación de Industrias del Estado de San Pablo (FIESP), realizó ayer en Brasilia una conferencia con los seis principales candidatos presidenciales, salvo el encarcelado Luiz Inácio Lula da Silva


 Relacionadas



El encuentro dejó una novedad de importancia: el ultraderechista Jair Bolsonaro comienza a perfilarse como la apuesta de una parte del establishment empresarial.



Ámbito Financiero conoció el ambiente que predominó en el encuentro sobre la base de testimonios de asistentes, cuya conclusión fue unánime: si el preferido de los hombres y mujeres de negocios sigue siendo el ex presidente del Banco Central y ex ministro de Hacienda Henrique Meirelles, Bolsonaro comienza a lograr más apoyo por ser considerado un postulante electoralmente más viable.



Pese a los esfuerzos de los otros cuatro candidatos presentes, que hicieron todo lo posible por recoger simpatías en un ámbito capaz de movilizar influencias y apoyo económico, esos dos lideraron el ranking de los aplausos.



Meirelles, un expresidente mundial de BankBoston que llegó al BCB de la mano de Lula da Silva en 2003 y que recientemente impulsó duras reformas de mercado en el Gobierno de Michel Temer, no defraudó. Se mostró como el economista reconocido que es, presentó los diagnósticos y los remedios que la audiencia quería escuchar y hasta se mostró austero al afirmar que, como candidato, no quiere usar el fondo del partido al que se afilió hace poco, el Movimiento Democrático Brasileño (MDB) porque, aseguró, él tiene el dinero necesario para hacer campaña. Es más, dijo estar seguro de que el 1% de intención de voto que le dan por ahora las encuestas se convertirá, ni bien comience formalmente la carrera, en un 4%. Si bien esa puede ser una base viable en un escenario electoral tan pulverizado como el actual, en el que Lula, aun preso, sigue al frente con más del 30% y casi duplicando al segundo, aquel número no causó precisamente fervor.



"El candidato del sector privado es Henrique Meirelles, pero la percepción del empresariado sobre Bolsonaro va mejorando porque se muestra más competitivo. La gente entiende que hay que acercarse a él", le dijo a Ámbito Financiero desde Brasilia el analista político Marcelo Rech, director del Instituto InfoRel.



Los empresarios concurrieron a la cita con el recuerdo fresco del estudio que la propia CNI encargó en junio a la encuestadora Ibope. En un escenario sin Lula, muy probable a esta altura por su condena por corrupción, el mejor posicionado es justamente Bolsonaro, con 17%.



"Creo que Bolsonaro entendió la importancia de conectarse con quienes comandan la economía", señaló Rech.



El hombre, un excapitán del Ejército de 63 años, es conocido por sus posturas xenófobas, racistas y homofóbicas, así como de respaldo a la dictadura militar y a la tortura. Nada de ello impidió que los empresarios lo ovacionaran varias veces.



Eso ocurrió, por ejemplo, cuando elogió la flexibilidad laboral impuesta por el tándem Temer-Meirelles; cuando fustigó al Partido de los Trabajadores por los casos de corrupción y por sus simpatías con Venezuela y Cuba; cuando cuestionó los cupos para negros en las universidades; y cuando atacó sin piedad a todos los poderes del Estado y al periodismo.



Incluso se permitió anticipar que, si es elegido presidente, nombrará a militares en diferentes ministerios. "Si llego, voy a poner a algunos generales en los ministerios. ¿Qué problema hay? Otros (por el PT) pusieron a terroristas y corruptos y nadie dijo nada", señaló. Enseguida endulzó a los empresarios: "Vamos a reducir la cantidad de ministerios". Los dos conceptos fueron aplaudidos.



Bolsonaro, cuyo segundo nombre es Messias (definitivamente, Dios no juega a los dados), dijo que pretende retomar la ambiciosa política de infraestructura del proyecto "Brasil Grande", el modo en que la dictadura profundizó el desarrollismo de Juscelino Kubitschek. Pero para que nadie se alarme, aclaró: "No vamos a hacer nada que salga solo de nuestras cabezas. Ustedes, que están al frente de empresas, van a ser nuestros patrones".



Incluso, ingenioso, encontró el modo de sumar a la audiencia a su guerra con la prensa que lo critica. "Los grandes medios tienen que dejar de mirarlos a ustedes como si fueran bandidos, lo mismo que a los productores rurales". ¿Será que el "petrolão" fue sólo cosa de políticos?



Luego, arrancando incluso sonrisas cómplices en la audiencia, pasó a su fuerte: mostrarse como un "outsider", a pesar de que es diputado desde 1990. Así, dijo que planea "redimensionar" las políticas de derechos humanos, denunció que el Congreso, "al revés de lo que pasaba en el período militar", hoy "está dominado por grandes intereses" y señaló que, con el actual Supremo Tribunal Federal, Brasil "es ingobernable".



Cuestionó especialmente la postura del STF de que todas las privatizaciones deben pasar por el Congreso, algo que pretende remediar incrementando su actual composición de once miembros.



Como él mismo reconoció más de una vez que no entiende de economía (algo que ayer repitió), reclutó como asesor al banquero de inversión Paulo Guedes. Hace poco más de un mes, este refutó la idea de que Bolsonaro sigue siendo un militar nacionalista opuesto a las privatizaciones al afirmar que "si vino a buscarme, es porque ya no cree en eso".



Otro de los candidatos bien tratados ayer por los industriales fue el exgobernador de San Pablo Geraldo Alckmin, otro de los favoritos del mercado pero que tampoco despega en las encuestas. Será por eso que sólo lo aplaudieron un par de veces.



En tanto, la ecologista Marina Silva hizo los deberes al asegurar que "no me quiero ubicar ni el la izquierda ni en la derecha" y al apostar al "diálogo" como remedio para todos los males. Pero no hubo mimos para ella.



"Marina y Alckmin decepcionaron. Ella, por haber defendido la reforma política como prioridad en lugar de la reforma previsional o tributaria; no cuenta con el apoyo del sector. Y Alckmin paga el precio de estar vinculado a un partido completamente dividido, el PSDB, además de su total falta de empatía con la gente", estimó Rech.



Peor la pasó el socialista Ciro Gomes, para quien, casi como en una cancha de fútbol, directamente hubo silbidos. "Por querer mostrar autoridad, terminó pareciendo arrogante", añadió.



El analista recordó que la elección presidencial de octubre está a apenas poco más de 90 días y que "el escenario sigue indefinido. Por lo que se ve, Bolsonaro va consolidando mejor su candidatura, mientras los otros muestran dudas".



"Bolsonaro ya logró sumar a las iglesias evangélicas y a la comunidad judía. Además, gana espacio en el agronegocio, porque se declara decidido a combatir frontalmente al Movimiento de los Trabajadores sin Tierra. Y tiene apoyos de políticos regionales fuertes", remató.



¿Habrá que hacerse a la idea de un presidente de ultraderecha en el principal socio de la Argentina? (APFMercosur)

 




Fuente:  Sao Paulo, 05 jul (APFMercosur)









 MÁS LEIDAS....
1 El Canciller argentino llevó al Papa Francisco la preocupación regional por la situación en Venezuela.
2 Temer lanzó a Meirelles y puso en marcha la máquina de fabricar presidentes en Brasil.
3 Maduro ordenó la expulsión del máximo representante de EEUU en Venezuela.
4 EEUU sancionó otra vez a Venezuela y tildó de "farsa" a las elecciones.

Texto a buscar:



ir a Archivo [+]




APFMercosur
E-mail:contacto@apfmercosur.com.ar
Tucumán 257, Piso 2, Dpto. 3º
Tel/Fax: (54) - 343 - 4225374 / 4218368
Entre rios - Entre Rios
Argentina

NAVEGACION

REDES SOCIALES

Copyright ©2018 todos los derechos reservados